De todas las tareas que puede haber en una mudanza a pesar de que la acción de embalaje no parece a priori una tarea muy complicada. Lo cierto es que sin organización puede ser todo un desastre, por ese motivo queremos presentarle una serie de recomendaciones que le pueden ser muy útiles para asegurar que están todas las cajas atadas antes de montar la carga.

  • Escoja una buena caja para embalar, caja de un buen cartón, con el fondo sellado firmemente.

  • Previamente a introducir sus cosas en las cajas, séllelas poniendo especial cuidado en la parte inferior colocando un doble refuerzo. Gaste adhesivo (adhesivo, scotch, cinta de embalaje, etc.) y evite la cristalería rota.

  • Tener tanto las cajas de embalaje, cinta y papeles de embalaje a una altura adecuada, para no tener que buscarlos. El procedimiento será más rápido y sencillo que si tenemos que pararnos constantemente a buscar estos materiales.

  • El tamaño importa. Las cajas más pequeñas son las más adecuadas para transportar las cosas más pesadas y las más frágiles, como botellas, cerámica o porcelanas. De esta manera evitaremos colocar sobre ellas otras cajas más pesadas que puedan perjudicar al contenido de las primeras, pues al utilizar una caja demasiado grande puede suponer demasiado peso, por lo que se rompen o desfondan fácilmente

  • Para facilitar el transporte, carga y en el desempaque, es muy recomendable que las cajas no pesen más de 20 kilos, recuerde que el traslado no lo realizan máquinas sino personas.

  • No sobrecargue las cajas, facilita que se rompan.

  • Cuando comience a empaquetar los objetos, debe de cubrirlos con papel de revistas o de periódicos, semejante a cuando recibe o compra un objeto nuevo, para que así durante el traslado amortigüe los posibles golpes y no se rompan.

  • Cubra, sobre todo los objetos más frágiles con papel de periódico, tanto por fuera como por dentro, entre ellos mismos dentro de la caja, y cuanto más frágil, más relleno. Almohadas, trapos, incluso ropa son perfectos amortiguadores de golpes. De este modo, no debemos de cargar la cajas donde vayan éstos hasta arriba, ya que al menos la mitad de la capacidad de las mismas tiene que ser revestida de los materiales anteriormente citados

  • Un cartelito de “Frágil” no está de más en las cajas con artículos delicados.

  • Siempre lo más voluminoso y pesado tiene que ir abajo, mientras que los más ligero y frágil debe colocarse arriba de todo.

  • No sobrecargue las cajas, utilice todas las que necesite.

  • Una vez introducido los objetos en las cajas, proceda a sellar la parte superior (la inferior ya la reforzó previamente).

  • Etiquete la caja que embala. Debe poner a cada caja un número y anotar absolutamente TODO lo que meta en la caja en una libreta/cuaderno. Si lo hace en hojas sueltas coloque la lista dentro de una hoja plástica para archivadores y guárdela. Por seguridad, ponga una copia de dicha lista dentro de la caja antes de sellarla.

  • A medida que vayamos embalando, iremos ubicando las cajas en un lugar distinto de donde estemos trabajando, de esta manera ordenaremos nuestra tarea y además, veremos el avance que vamos haciendo.
Esto son recomendaciones genéricas, luego cada uno tendrá sus propios trucos, como marcar con colores para distinguir, reutilizar los embalajes de productos que se compraron y muchas más cosas, el caso es hacer las cosas con cabeza y con calma.

Fuente: industrialrli.com